viernes, 26 de septiembre de 2008

DEDICADO A MI MADRE





Hola mamita linda:
Fuimos abandonadas por papá, cuando yo apenas tenía 6 meses de vida, y volaba de fiebre porque tenía paperas.
Creíste que tu mundo abajo se venía, ya que tu gran amor nos había dejado, para hacer su nueva vida.
A partir de ese momento, como siempre saliste a ganarte el pan para que nada me faltara.
Salías muy temprano en la mañana y me llevabas en el cochecito, y en esa época vendías jabones, tenías que ir puerta por puerta para venderlos.
El tiempo te concedió un nuevo trabajo y yo fui a parar a una guardería. Al terminar con tus labores, muy cansada me ibas a buscar.

Aún recuerdo que siempre me contabas, que de tu mano me dormía y en cuanto la soltabas, me ponía a llorar. Quizás por temor a un nuevo abandono.
O por todo el amor que mi ser tiene hacia vos.

A medida que fui creciendo, vino " La Cholita" a vivir con nosotros,
para ayudarte en mi crianza y pudieses salir a trabajar tranquila,
y no pasarme el tiempo en el colegio, haciendo doble escolaridad.
Sabías que veía a "La Cholita" como mi mamá del corazón,
más no dejé de valorar nunca, el sacrificio que hiciste por mi toda tu vida.
Siempre hiciste tus dos roles, el de mamá y papá.
En la escuela cuando todos celebraban el día del padre, mis cartas iban dirigidas siempre a vos.

Sabes que mi alma conserva la herida de quien fue mi padre,
y por más que no sea rencorosa y es divino perdonar,
yo aún no puedo hacerlo y no creo que Dios tampoco me de la fuerzas para lograrlo y comprenderlo, el porque me lastimó tanto.

Aún con mis 38 años de vida, sigo viendo la imagen tuya como
madre y padre.
Jamás me hiciste faltar nada, y a mi lado cuando tus tiempos en mi infancia, te lo permitían a mi lado siempre estabas.
Y aún lo sigues estando, no sé de donde sacas tanta fuerza,
amor, cariño y comprensión, para seguir apoyándome en todo.
En mis enfermedades que grandes dolores te provocan.

Y aún así con tus hermosos 65 años, sigues a mi lado, para acompañarme en todo y que nada me siga faltando.

Sabes que mi amor hacia vos, es lo más fuerte que tengo,
y siempre tengo presente tus palabras.
Que algún día tengo que cortar el cordón umbilical.

Pero por más que lo intente, no puedo hacerlo.
Aún no estoy lista para soltarme de tu mano, por más años que yo tenga.
Es tanto el amor que yo te tengo, que aún te ríes cuando me voy de viaje, y te llamo desde donde esté, más de 5 veces en el día.
Y a veces te me enojas por gastar tantas llamadas, sólo para decirte lo mucho que te amo.

En mi vida no existió la figura paternal en un hombre, pero siempre la tuve presente en vos.

Por todo lo que aún sigues haciendo por mí.

Mientras escribo estas simples letras, mis ojos están rojos de tanto llorar.
¡Porque es tanto lo que te debo!
Y no sé como hacer para agradecerlo.

Gracias mamá, por bancarme con mi carácter, con mis enojos hacia mis enfermedades, y porque aún sigo siendo tu nena.

Te amo tanto mamá.
Que quiero que lo sepas.

Tu hija.

Sonia Viviana Lacanette

Copyright
Código de Registro 0806120732094


1 comentario:

Addys dijo...

hermoso Sonia.

Me detuve en la de tu madre postiza, como he llorado al leerte,he trascurrido toda mi infancia y adolescencia en ella, vi a tu hija a tu madre. FELICITACIONES. Llegas al alma.
Addys

Mi nombre es Sonia Viviana Lacanette. Un especial agradecimiento a Juan Cruz Acosta por su ayuda en el blog, otro Gran Joven Poeta.